domingo, 14 de marzo de 2010

Publicar en un blog puede salirnos caro

Cuenta Julio en su blog ("Caballero ZP") que ha sido denunciado por unos de los integrantes de aquel grupo de Facebook que incitaba a la violencia contra Esperanza Aguirre y que finalmente fue cerrado. De igual forma, la administradora del blog "Radiografía de una pesadilla" (de la Asociación de Afectados de Intrusismo Médico-Sanitario) fue también denunciada por la persona a la que dicha asociación había denunciado con anterioridad por presuntamente causar graves daños físicos y psicológicos a más de 100 personas. En un tercer caso, si cabe más estrafalario, el autor de un libro, demandaba a un editor por permitir publicar en su web una crítica del mismo que no era de su agrado.

Los anteriores casos no hacen más que confirmar que publicar en Internet se está volviendo algo bastante peligroso. Evidentemente no estoy hablando de casos en los que la persona que escribe un artículo se dedica a mentir descaradamente o a comentar una cuestión más o menos delicada sin ningún tipo de conocimiento. Me refiero a esos casos en los que la persona que escribe se ha documentado o expresa una opinión cierta y demostrable. Sin embargo, esto no es suficiente para evitar ser denunciados por alguien que pueda sentirse afectado.

El Código Penal español trata estos asuntos en el Título XI. Delitos contra el honor, del Libro II, en los artículos 205 al 216, donde se definen los delitos de calumnia e injuria. No estaría de más echarle un vistazo de vez en cuando.

La verdadera defensa contra estas acusaciones es, por supuesto, escribir siempre investigando la verdad de los temas, y siendo capaz de aportar pruebas para demostrar dicha verdad. De todas formas, en ocasiones, como ya he comentado, incluso esto puede no ser suficiente y podríamos vernos denunciados a causa de unos hechos totalmente infundados. Pero que sean infundados no significará que nuestra defensa nos vaya a salir gratis y, salvo que seamos unos avezados litigadores, el mal rato de acudir a un tribunal no nos lo quitará nadie.

¿Qué hacer entonces? Una de las soluciones es clara: enmudecer, no manifestar opinión alguna en la Red, cerrar nuestro blog. Pero no creo que esa sea la verdadera solución. No para una persona que defienda su libertad y tenga intención de ejercerla. La solución que nos queda es ser cada día más cuidadosos con lo que publicamos y asumir los riesgos. Y tampoco estaría mal, contratar uno de esos seguros que nos cubran los gastos de defensa y la eventual indemnización que habríamos de pagar. Pero entonces, de todas formas, no nos saldría gratis escribir en nuestro blog. Sin embargo, ¡qué le vamos a hacer, ejercer como hombres libres conlleva todos estos problemas!


Enlaces relacionados:
Seguro de Responsabilidad Civil para Bloggers

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Si la justicia funcionase en España, no habría que tener miedo si no infringes la ley.
Pero como tenemos lo que tenemos...

No pasa sólo con los blogs, en el día a día también te marcas si haces tal o cual comentario con significado político (que cada vez hay que hilar más fino).

A mí me comentan los míos que me calle, que no me señale, pero es que si me escondo: ¿para qué quiero la libertad?

Saludos.

Caballero ZP dijo...

Muchas gracias por comentar este tema en tu blog. El jueves daré nuevas noticias de lo que va aconteciendo sobre el tema, así como de la denuncia que interpondré a este señor.
Saludos y gracias

taranus dijo...

Pues nada, servidores fuera de España (menos riqueza) y publicar desde sedes extranjeras (menos riqueza cultural) y alla que se apañen para denunciar (hablo por experiencia)
Saludos

Eetión dijo...

Anónimo:
La verdad es que es bastante triste tener que estar continuamente midiendo, más allá de lo prudencial, lo que se escribe y lo que se habla, sobre todo si no estás de acuerdo con el progresismo que nos invade.

Un saludo y gracias por comentar.

Julio:
¡No hay de qué! Debemos apoyarnos entre todos para evitar que esta gente sea capaz de hacernos callar. Ni que decir que eres un ejemplo con tu coraje y tu valentía. Esperamos nuevas noticias y te deseo que todo salga bien.

Un fuerte abrazo, extensivo a Jose Luis, gracias por comentar y bienvenido al blog.

Taranus:
¿Te han intentado denunciar? Con las medidas que comentas, ¿qué tal te fue?

Un saludo y bienvenido al blog.

Anónimo dijo...

Eetión, yo no miento. Aunque la sensación de estar arriesgándome cada vez más (por tan sólo decir lo que pienso) es mayor a cada día que pasa.

¡Feliz 1984!

PD.- En mi ciudad tienes que declarar quienes están viviendo en tu casa (DNI incluido) si no quieres pagar sobretasa de agua, por gentileza del Ayuntamiento.

PD2.- A lo mejor no está empeorando la situación, a lo mejor es que soy cada vez más consciente.

PD3.- ¡No os calléis!

Eetión dijo...

Anónimo:
No he dicho mintiendo, sin midiendo. Doy por supuesto que no mientes (no sé si me has entendido mal o soy yo ahora quien no te entiende). Y tienes toda la razón del mundo. Es curioso ver como en una sociedad donde el concepto de libertad se supone sagrado, la misma sea en tantas ocasiones ninguneada. Pero es que la gente "pasa" mucho de todo. Mientras la dejen tranquila con sus vidas rutinarias a nadie le importa. Pero de esta forma, puede llegar el momento de vernos como en la sociedad de "1984".

Anónimo dijo...

Fallo mio, he tenido que leerlo despacito para darme cuenta de que pone "midiendo"...
Perdón.

jesus dijo...

muy interesante este post sobre todo a raíz de ciertas noticias inquietantes
publicar en un blog ya no sólo puede tener contratiempos judiciales, si no incluso otros igualmente peligrosos y más difícil de detectar. Opinar en éste país siempre ha sido dificil. Pero tus opiniones te pueden privar de otras cosas y tener influencia en ellas, como a la hora de conseguir un trabajo por ejemplo. Nuestros datos circulan por muchos sitios y son localizables. Por desgracia ahora sí hay que plantearse hasta que punto merece la pena publicar y ejercer el derecho a opinar. Por supuesto hasta el extremo de lo más importante, que es la libertad y el derecho a ejercerla. Pero ¿quien puede o quiere pagar ciertos precios? Saludos

Eetión dijo...

Anónimo:
Sin problemas, a todos nos ha pasado. Son tantas cosas por leer :-)

Jesús:
Según veo al visitar tu blog, puedes que tú tengas un peligro añadido si quien ve tu trabajo no tiene demasiado sentido del humor. Recuerda el caso de la denuncia presentada por Maragall contra Fray Josepho que al final no llegó a nada.

Por cierto, me han hecho reír a carcajadas algunas de tus viñetas, aunque no comparta las ideas que expones en otras. ¡Qué pena que no seas un humorista gráfico liberal! ;-)

Un saludo y bienvenido al blog.

Don Bernardino dijo...

Que vaya tomando nota Fernando Díaz Villanueva. Él va a ser el siguiente por revelar sin autorización y además incluyendo términos injuriosos la identidad de alguien que se atreve a hacer comentarios críticos en su blog, o bien cambiando palabras y expresiones que nunca han sido escritas por el autor del comentario. Los "liberales" (que no sois tales, sino ultraderechistas), os consideráis los reyes del mambo por tener un blog, pensáis que eso os da derecho a denigrar, insultar y difamar a cualquiera que no os bese los pies. Pues esto se va a acabar, que para eso existe la justicia, cuando lo es.

Eetión dijo...

Don Bernardino:
Noto algo de irritación en su comentario. Nos llama ultraderechistas, reyes del mambo, denigradores, insultadores y difamadores. Y además, amantes de los podófilos (no confundir con pedófilos). Discúlpeme la broma, pero creo que más que Don Bernardino debería llamarse Don Corleone. Supongo que ya estamos como siempre. La izquierda, el progrerío tiene licencia para hacer y decir lo que le venga en gana y los que no estamos de acuerdo con sus ideas hemos de fastidiarnos y callar. Lo que se debería de acabar es esa manía de los progres de sentirse superiores al resto del mundo.

Y no se preocupe, como soy liberal no voy a denunciarle por todos los calificativos que me ha dedicado. Nosotros, los liberales, sí creemos en la libertad de expresión.

Un cordial saludo y bienvenido al blog a pesar de su actitud.