sábado, 6 de marzo de 2010

Desde Irlanda con amor: las lecciones que el Gobierno español no quiere aprender

Esta semana, un comentario de Ángel Martín en mi blog me hizo recordar un artículo de Harry Phibbs que leí en el "Mail Online" en diciembre del año pasado. Como respuesta mencioné un pequeño párrafo. Sin embargo, vistas las últimas medidas económicas que ha presentado nuestro gobierno para hace frente a la crisis, me ha parecido interesante traducir el final del artículo y publicarlo en el blog.


Recortar el gasto – Irlanda nos muestra cómo se hace

Lenihan también ha rechazado la opción de continuar endeudándose y esperando a tiempos mejores. Afirmó: “Algunos han argumentado que deberíamos seguir endeudándonos y esperar hasta que vuelva a crecer la economía antes de afrontar el déficit presupuestario. Hay tres razones que hacen inviable esta afirmación”

“Primero, sabemos desde los ochenta que un alto déficit, sin control, pueden llevarnos a una espiral de incremento de la deuda y a un aumento del pago de los intereses de la misma. Nunca deberíamos retornar a la situación en la cual todos nuestros impuestos se destinen al pago de la deuda del país.”

“Segundo, los mercados internacionales se encuentran más saturados y son más sensibles. Si los inversores perdiesen la confianza en nuestra habilidad para poner orden en nuestras finanzas, las consecuencias para nuestro bienestar económico podrían ser graves.”

“Tercero” – añadió – “solamente una acción firme podrá restaurar la confianza. Los consumidores sólo comenzarán a gastar y los empresarios a invertir y crear puestos de trabajo si están convencidos de que estamos atacando desde ahora nuestros problemas de déficit.”

Lehihan añadió: “En nuestra vida diaria no nos endeudamos para pagar nuestros gastos familiares. Ahorramos y nos adaptamos a vivir dentro de nuestras posibilidades. Las mismas restricciones se aplican a nivel nacional. Endeudarnos cientos de millones a la semana para afrontar los gastos corrientes no es lo correcto. Estabilizar el déficit es el siguiente paso de nuestro plan para la recuperación económica del país.”

Lenihan ha tomado algunas severas decisiones en relación con el gasto público. Los mayores han sido protegidos al no aplicar recortes en las pensiones públicas. Pero en cualquier otro ámbito, el ahorro ha sido la tónica dominante. Todas las subvenciones, desde aquellas relacionadas con la vivienda hasta las relacionadas con la cultura, han sido severamente recortadas. Los activos excedentes han sido vendidos. Se ha disminuido la burocracia. Las ayudas al desempleo han sido reducidas porque según Lenihan: “un sistema de protección social no acorde con los costes laborales del resto de la economía puede llevar a la gente a prolongar su situación de desempleo”

No todo el mundo estará de acuerdo con las decisiones que ha tomado. Pero al menos ha tenido el coraje para llevarlas a cabo.

Una encuesta realizada este domingo para “The Mail”, planteaba la siguiente pregunta: “El gobierno irlandés ha ordenado grandes recortes del gasto, mientras que no lo ha hecho el británico. ¿Quién tiene la razón? El 40% dijo que Irlanda, solamente el 17% respondió que Gran Bretaña.

Alistair Darling y Gordon Brown han traicionado nuestros intereses económicos ignorando el problema. Incluso la opción considerada menos traumática no es popular. Irlanda ha demostrado lo que debe hacerse.”


Frente a lo anterior, nuestro gobierno pierde el tiempo con gestos para la galería. y la oposición no se atreve a presenter una alternartiva. Estoy seguro que de poder hacerlo, cuando se acabase su capacidad para colocar deuda pública, empezaría a solicitar préstamos al Banco de España para seguir financiando el gasto. Cualquier economista de la Escuela Austriaca sabría lo que ocurriría a continuación. El crecimiento de la masa monetaria traería una considerable inflación, empeorando las cosas. Luego, vendría quizás una depreciación de la moneda. Serían las mismas medidas que ha tomado Hugo Cháves en Venezuela. Si se comparte ideas políticas, ¿por qué no iban a compartirse ideas económicas? Suerte que de momento nuestro gobierno no tiene capacidad para ello al estar dentro de la zona euro. El panorama que acabó de exponer en este párrafo ya lo señalaba Thorsten Polleit en Mises Daily:

“Sin embargo, la creciente preocupación acerca de los impagos de deuda pública puede ser exagerada. Los inversores deberían recordarse que imprimir nuevo dinero para pagar la deuda pública es, al menos desde el punto de vista del gobierno, económicamente más atractivo que dejar sin pagar dicha deuda pública.

No debería resultar una sorpresa si acaba resultando que el peligro real es, como ha pasado a menudo, más la inflación que el impago. Como advertía Ludwig von Mises,

«Si un gobierno no está en posición de negociar préstamos y no se atreve a gravar con nuevos impuestos por miedo a que los efectos económicos financieros y generales se revelen demasiado claramente y demasiado pronto, con lo que perdería apoyo para su programa, siempre considera necesario adoptar medidas inflacionistas.»

En fin, que envidia me dan los irlandeses. Si existiera un álbum de cromos de los ministros de economía del mundo, no dudaría en cambiar quince “Salgados” por un “Lenihan”. ¿Por qué siempre a los españoles nos salen los malos cromos repetidos?


Enlaces relacionados:
Cuidado con la deuda pública - Thorsten Polleit
Slash spending - Ireland shows us how it's done - Harry Phibbs
“No hay ninguna posibilidad de que el Gobierno español reduzca el gasto o la deuda” – Libertad Digital
2009: Perspectivas Económicas de Venezuela - Rómulo E Lander Hoffmann