miércoles, 25 de noviembre de 2009

¿Cuándo pedirá perdón la Izquierda?

Ser católico y liberal es motivo de una doble condena en España. Por ser católico se me exige pedir perdón por hechos tales como las Cruzadas, la Inquisición, el caso Galileo... En definitiva, se acusa a la Iglesia, y a mí como parte de ella, de gran parte de los males actuales del país. De igual manera, por ser liberal se me exige pedir perdón por la Revolución Industrial, por la explotación de los pueblos subdesarrollados y en la actualidad por la crisis económica que vivimos.

Así, la Izquierda escudriña cada acontecimiento histórico intentando encontrar pruebas de la maldad de la Iglesia y el liberalismo económico. Sin embargo, ve la paja en el ojo ajeno, pero es incapaz de ver la viga en el propio (Lc 6, 41-42). Sin ánimo de ser exhaustivos, como suele decir nuestro admirado César Vidal, veamos algunos ejemplos de la ceguera de la Izquierda.

Neruda y su “Oda a Stalin” (fragmentos)

“Stalin alza, limpia, construye, fortifica
preserva, mira, protege, alimenta,
pero también castiga.
Y esto es cuanto quería deciros, camaradas:
hace falta el castigo”

“Stalinianos. Llevamos este nombre con orgullo.
Stalinianos. Es esta la jerarquía de nuestro tiempo.
En sus últimos años la paloma
La Paz, la errante rosa perseguida, se detuvo en sus hombros
y Stalin, el gigante, la levantó a la altura de su frente.
Así vieron la paz pueblos distantes”.

Educación para la Ciudadanía en los 80

En COU tuve que leer el “Manifiesto Comunista” (hubiera sido interesante que nos hubieran recomendado también “Camino de Servidumbre”, sólo para ver otro punto de vista). Además, en mi libro de texto, “Historia de la filosofía” de José Barrio de la Editorial Vicens-Vices (1982), su autor escribía (pág. 242):

“En la actualidad es costumbre hablar muy mal de Stalin, incluso por los comunistas más comunistas. Pero lo cierto es que tomó a la URSS con el arado romano y la dejó con la bomba de hidrógeno, después de pasar por un terrible boicot internacional, el drama de la colectivización, la segunda guerra mundial y la guerra fría (cierto es que todo ello costó mucha sangre, pero otros, con mucha sangre, no han conseguido nada).”

Preparando la Revolución Socialista

Y por último, unos fragmentos de las actas de las reuniones del Comité Nacional de la UGT (los textos proceden del libro “1934: el movimiento revolucionario de octubre. Akal, Madrid, 1984, publicado por el dirigente socialista Amaro del Rosal):

Reunión del 23 de diciembre de 1933

Amaro Rosal (propuesta de resolución presentada):
“Ante la situación política actual, el Pleno acuerda la inmediata y urgente organización, de acuerdo con el Partido Socialista, de un movimiento de carácter nacional revolucionario para conquistar el poder político para la clase obrera, aceptando la colaboración de todas aquellas fuerzas que quieran contribuir al movimiento y sean una garantía para nuestros intereses y propósitos. El momento para determinar el movimiento será estimado, de ser posible, por lo plenos de Unión General y del Partido Socialista, de no serlo, por sus respectivas Ejecutivas o Comisión Nacional que pudieran haberse constituido por ambos organismos.”

Reunión del 27 de enero de 1934

Besteiro:
Vamos a someter a votación la aceptación del punto de vista del programa de acción del Partido. Los que digan que SÍ votan la posición del Partido [es decir, la opción revolucionaria].

Se realiza la votación con los resultados siguientes: […]
Han votado que SÍ: 33 representantes de Federaciones.
Han votado que NO: 2 representantes de Federaciones y la Comisión Ejecutiva.

Final

Es evidente que la Izquierda tiene mucho por lo que pedir perdón. Sin embargo, suelen excusarse alegando que todos sus actos fueron hechos con la mejor intención o por desconocimiento de la realidad. Es curioso, en España ser de izquierda representa todo lo noble, pero ser católico o liberal es motivo de vergüenza y escarnio. Quizás ya va siendo hora de que esto cambie. Quizás ya va siendo hora de que la Izquierda pida perdón. Yo estoy dispuesto a perdonarla.

8 comentarios:

Daniel Ballesteros Calderón dijo...

Incluso en ciertos movimientos católicos se ve con recelo el estar a favor de la libre empresa, la libre contratación, impuestos bajos... las ideas de izquierda han penetrado profundamente en la sociedad valiéndose de los resortes más ruines del alma de la población, así como de la ignorancia generalizada en materia económica.

No tienen que pedir perdón porque utilizan la envidia de muchos para obtener poder y estos muchos se sienten a gusto con unos individuos que ensalzan su vicio privado elevándolo a la categoría de virtud política.

Simplemente lamentable.

Un saludo.

Elentir dijo...

Yo como católico y liberal también sigo esperando a que la izquierda pida perdón. Eso sí, espero cómodamente sentado. Seguro que antes veré a las ranas criando pelo y cantando "La Traviata" a coro...

Eetión dijo...

Daniel:

Nunca he podido entender cómo un católico se puede declarar socialista. Supongo que por socialismo entienden algo totalmente diferente a lo que entendemos nosotros. Así, como decía Sabina, ser de izquierda es estar a favor de la justicia, de la libertad y la igualdad de oportunidades. ¡Vamos, ya! Eso es ser una buena persona o ser católico y punto.

Elentir:

Sí, mejor comprar un sillón cómodo. Pero quién diría que iba a caer el Muro y ya ves. Cuando al final se den cuenta, diremos como el anuncio, ¡ya lo sabía!

Un saludo.

rojobilbao dijo...

Incluso en ciertos movimientos católicos se ve con recelo el estar a favor de la libre empresa, la libre contratación, impuestos bajos...

DANIEL, casi todo el catolicismo (por A o por B) mira mal nuestra unión liberalismo-catolicismo. Date un vuelta por cualquier tipo de blog y página y lo verás.

Eetión dijo...

Realmente, Rojobilbao, no termino de entender este rechazo de muchos católicos al liberalismo económico. Posiblemente es un problema de definión, pues confunden nuestro liberalismo con el iluminismo racionalista o ilustrado que condenó León XIII. Además, tampoco entienden que también nuestro fin es conseguir un pleno desarrollo del hombre, a través de un correcto planteamiento de las leyes económicas. Y con esto no quiero decir que todo se reduce a lo económico, pero esto es una parte más del conjunto, y por cierto, no trivial. Por último, supongo que el motivo del rechazo de algunos es la ignorancia o la falta de formación.

Daniel Ballesteros Calderón dijo...

Claro rojobilbao, y la clave la da Eetion. De todas formas, incluso hoy día ciertos tipos de "liberalismo" son incompatibles con la DSI, pero de raíz... y no digo más que no quiero herir sensibilidades. Pero podríamos hablar de los liberales belgas o alemanes entre otros.

rojobilbao dijo...

Creo que la raiz de este problema es la posición teológica de Lord Acton, un bastión del liberalismo político y del teológico, un acierto en lo primero y un desastre en lo segundo.

Eetión dijo...

Además, la palabra Catolicismo Liberal trae a la mente de aquellos católicos formados casos como el de Lamennais y la Escuela de L'Avenir, que terminaron realmente mal y enfrentados a la Iglesia. Quizás esto ha llevado a que se considere este camino cerrado. Yo creo que deberiamos refundar el concepto de Catolicismo Liberal, entendido como un Liberalismo Austriaco fundado sobre bases católicas. Esto ya ha sido intentado por Gabriel Zanotti en su tesís "Fundamentos filosóficos y epistemológicos de la Praxeología". Realmente es un camino apasionante, aunque no exento de riesgos.