domingo, 31 de enero de 2010

¿Fue pecado dejar que Federico Jiménez Losantos y César Vidal abandonaran la COPE?

Según Libertad Digital, la COPE planea un ERE que podría afectar a unos 200 de sus trabajadores. Sería la confirmación de una consecuencia de la decisión de la cadena de prescindir de sus dos principales comunicadores y que algunos ya pronosticaban.

He de reconocer que cuando me enteré el año pasado de la salida de Federico y César de la emisora me entristecí y me sentí divido. Por una parte admiro la capacidad comunicadora de estos presentadores y por otra considero importante que la Iglesia cuente con un medio de comunicación que haga llegar su mensaje a la sociedad. Como católico y liberal, la COPE se había convertido en una referencia que aunaba las dos tendencias.


Quizás pudiera parecer extraño el título de esta entrada, pero el objetivo de la misma es analizar la moralidad de la decisión tomada por la emisora. Antes de continuar quiero dejar claras unas ideas. No es mi intención criticar a la Iglesia ni constituir motivo de escándalo para otros católicos. Mi adhesión a su mensaje y a su misión ya ha sido expuesta en este blog en varias entradas. Sin embargo, tratando de ser honesto conmigo mismo, he considerado necesario analizar este asunto en profundidad, más allá de mis impresiones iniciales. Y esta entrada es el resultado de mi reflexión. No se trata tampoco de adular a Federico y César, como pudieran pensar algunos por mi pertenencia a Red Liberal. Esté agregador de blogs me ha permitido llegar a muchas más personas de las que hubiera conseguido por mis propios medios, pero mi objetivo, como el de muchos otros blogueros, es la búsqueda de la verdad tratando de ser consecuente con mis principios, más allá de la pertenencia a cualquier grupo.

Para poder comenzar el análisis, veamos los antecedentes de la decisión de la COPE. A pesar de ser conocidos por todos, considero necesario mencionarlos para un mejor entendimiento de la exposición. Posiblemente desde el principio, algunas personas no veían oportuno que un agnóstico y un protestante fueran las estrellas de la emisora. La Iglesia comparte un núcleo de ideas, pero también existe en su seno diferentes formas de ver determinados asuntos accesorios. Sin embargo, supongo que estas reticencias fueron analizadas con detalle y el resultado de su elección fue un crecimiento sin precedentes de la cadena (quien esté interesado en los detalles puede leer “De la noche a la mañana”, el libro publicado por Federico Jiménez Losantos). Así, las cosas fueron de maravilla para alegría de todos. Sin embargo, las situaciones cambian. Los enfrentamientos de Federico con el PP y con algunos de sus dirigentes ante determinas posturas de estos, las tendencias nacionalistas de algunos obispos miembros de la Conferencia Episcopal, y algunas declaraciones del director de la Mañana, hicieron que se consolidara una fuerte corriente a favor de prescindir del locutor. Por otra parte, también era evidente la dependencia económica de la COPE del trabajo de los dos presentadores, en especial de Federico Jiménez Losantos, cuyo programa facturaba el 75% de la publicidad de la cadena. Al final, como todos sabemos, ganó la postura de prescindir de los servicios de ambos locutores, pues la oferta de la COPE difícilmente podía ser aceptada por los mismos.

Una vez vistos los antecedentes pasemos a analizar el acto realizado por la COPE, es decir la decisión de dejar que Federico Jiménez Losantos y César Vidal abandonaran la cadena. Dice un principio básico de teología moral que para que una acción sea buena, es necesario que lo sean sus tres elementos: objeto bueno, fin bueno y circunstancias buenas; para que el acto sea malo, basta que sea cualquiera de sus elementos (“bonum ex integra causa, malum ex quocumque defectu”: el bien nace de la rectitud total; el mal de un solo defecto; Santo Tomás, S. Th. I-II, q. 18, a.4 ad 3).

Comoquiera que no todos los lectores han de estar acostumbrados a los conceptos morales recién mencionados, pasaré a explicarlos, aplicándolos al caso que nos atañe.

El objeto de un acto es la acción misma del individuo, pero tomada bajo su consideración moral. Por ejemplo, el acto de hablar puede tener distintos objetos, tales como mentir o rezar. En algunos casos el acto en su mismo no tiene moralidad alguna (por ejemplo pasear), pero la recibe de su finalidad o circunstancia (para descansar o cuidar la salud, o hacerlo con una mala compañía). El acto de la COPE fue prescindir de Federico y César. Este acto en si mismo no tiene ninguna connotación moral, por lo que la recibe de su finalidad, que según algunas declaraciones sería cumplir el primer mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas. Esto es así ya que uno los problemas que se indicaba era que el trabajo de los presentadores dificultaba la labor de la Iglesia. Y en esencia la labor de la Iglesia es evangelizar, comunicar el mensaje de Cristo para conseguir la salvación y felicidad de los hombres. Por lo tanto, según estos planteamientos, el objeto de la acción era bueno ya que su finalidad también lo era. Sin embargo, lo que no acabo de comprender es porqué Federico y César dificultaban la labor de la Iglesia en sus antiguos programas y no lo hubieran hecho en la nueva situación que les ofreció la COPE, que fue realizar un programa conjunto en horario de tarde-noche.

En relación a la finalidad, ya hemos comentado la misma. Es evidente que dicha finalidad era buena y por ello da su carácter moral al objeto mencionado.

Por último, analicemos las circunstancias del acto. Estas son los diversos factores o modificaciones que afectan al mismo. Aunque el binomio objeto-finalidad es la sustancia para la definición moral del acto, las circunstancias pueden afectar en diversa forma a su clasificación moral. En nuestro caso, permitir que la acción de los presentadores dificultara la labor de la Iglesia sería malo, pero que sea permitido por la Conferencia Episcopal, principales propietarios de la cadena, agravaría el mal, al estar estos obligados a dar un especial ejemplo por su posición en la Iglesia. Por lo tanto, las circunstancias contribuyen a la bondad del acto.

Por todo lo dicho, al confirmar que tanto el acto, como la finalidad y las circunstancias eran buenos, podríamos afirmar que la acción de prescindir de Federico Jiménez Losantos y César Vidal no constituyó un pecado, siempre y cuando hubiera sido cierto que los comunicadores dificultaban la labor de la Iglesia, lo cual, como hemos visto, no está del todo claro. Es más, puede incluso que su marcha ocasione que la COPE no pueda llevar su mensaje a tantas personas como lo hacía con ellos, lo cual convertiría el acto de bueno a malo, y nos encontraríamos ante un pecado. Además, hemos de analizar otro aspecto de la cuestión, pero para ello hemos de ver el concepto de acto voluntario indirecto.

Un acto voluntario indirecto se da cuando, al realizar una acción, además del efecto que se persigue de modo directo con ella, se sigue otro efecto adicional, que no se pretende sino que se tolera por venir unido al primero. En nuestro caso, parece confirmarse que el acto de prescindir de Federico y César tiene como acto voluntario indirecto el despido de una gran parte de los trabajadores de la COPE. Esto en si mismo es contrario al séptimo mandamiento, que aunque su enunciado literal nos indica no robar, realmente ordena hacer buen uso de los bienes terrestres y prohíbe todo lo que atente a la justicia en relación con esos bienes. Así, unos de los pecados contra el séptimo mandamiento sería el daño injusto. Cometen este pecado los que por malicia o culpable negligencia causan grave perjuicio en los bienes de otros, destruyéndolos o deteriorándoles. Por lo tanto, el perjuicio que se ocasione en todos aquellos trabajadores que serían despedidos podría considerarse un daño injusto que afecte al séptimo mandamiento. Evidentemente, la cuestión a considerar sería si ha habido culpable negligencia por parte de los directivos y propietarios de la COPE. De todas formas, hay casos en los que es lícito realizar acciones que junto a un efecto bueno le siga otro malo. Veamos esto con más detalle.

Como ya hemos analizado, podría considerarse un acción buena (con las dudas que ya hemos expresado), el haber prescindido de Federico y César. Este acto bueno tiene como consecuencia otro acto voluntario indirecto que es la perdida de puestos de trabajos que podría considerarse un acto malo. Para que sea lícito realizar un acto bueno que tenga como consecuencia un acto malo han de darse varias circunstancias:

Que la acción principal sea buena en si misma, o al menos, indiferente. En este caso la acción es buena (aunque existen dudas al respecto).

Que el efecto inmediato o primero que se produce sea el bueno, y el malo sea sólo su consecuencia necesaria. Ya hemos visto que el efecto primero es facilitar la labor de la Iglesia, aunque podría provocarse el efecto contrario si la COPE tiene problemas económicos, lo que cambiaría la bondad del acto primero. Evidentemente, el despido de trabajadores sería consecuencia necesaria de la decisión tomada.

Que uno se proponga el fin bueno, es decir el resultado del efecto bueno, y no el malo, que solamente se permite. En esta caso no ha dudas. Ni los directivos ni los propietarios de la cadena desean el despido de sus trabajadores.

Que haya un motivo proporcionado para permitir un efecto malo. Quizás este punto es el más conflicto. ¿Merecerá la pena el sacrificio de una gran parte de los trabajadores para conseguir el resultado dudoso de que la Iglesia cumplirá mejor su función con los cambios realizados en la COPE?

Como hemos visto, el análisis moral de prescindir de Federico Jiménez Losantos y César Vidal no es sencillo. Existen aspectos discutibles que no hacen posible afirmar de forma rotunda que dicho acto fue un pecado o no lo fue. Sin embargo, si al final la COPE se convierte en una emisora de radio residual, o incluso llega a desaparecer, todos habremos perdido. Sólo habrán ganado los enemigos de la libertad y la verdad. Quizás ahora tan sólo nos queda rezar para que eso no ocurra.

17 comentarios:

D45 dijo...

Pues yo no lo pongo en duda.

Claro que fue pecado. De soberbia. Se creyeron alguien prescindiendo de estos comunicadores. Resultado: No hay más que ver el EGM.

Saludos.

Eetión dijo...

Si atiendes a los resultados, la respuesta es clara, pero creo que el asunto es algo más complejo.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Yo particularmente, a pesar de estar en territorio comanche, rompo una lanza en favor de la Cope. Considero que la decisión fue correcta pero que se ejecutó muy tarde.

El problema de los trabajadores desonestos para cualquier empresa es muy duro. Imaginemos que nuestra empresa es una multinacional, por ejemplo P&G, y el responsable de Gillette es un fuera de serie. No obstante, esa persona monta una empresa, digamos Patatón, que se dedica a la venta de patatas fritas. P&G tiene un producto llamado Pringles, que ofrece básicamente el mismo producto. Posteriormente, ese directivo emplea personal bajo sus órdenes en Gillette para trabajar fuera de horario en Patatón. Cada vez destinan más tiempo a Patatón, pero siguen cobrando su nómina de P&G.

Luego ese mismo directivo desarrolla una empresa llamada Cosmeticón, que se dedica a productos de belleza. La empresa para la que sigue trabajando tiene una línea de productos llamada Olay que se dedica a lo mismo. A la par, contrata personal que trabajaba en P&G bajo sus órdenes para Cosmeticón.

Mientras tanto el directivo de Gillette emplea sus esfuerzos de marketing en promocionar primero los productos de su empresa particular y luego otras empresas dedicadas al gran consumo con la que funda otra sociedad a partes iguales. Finalmente funda Wilkinson, una fábrica dedicada a la fabricación de cuchillas de afeitar, a partes iguales con esas empresas que ha estado promocionando gratuitamente. En ese momento P&G se da cuenta de su peligro y le ofrece seguir siendo directivo, pero en lugar de Gillette de una empresa menor, como Lenor. El directivo no sólo se niega a dar la respuesta sino que sigue empleando los canales de marketing de Gillette para promocionar sus productos, y para realizar continuamente publicidad negativa de la empresa.

Ahora realicemos la siguiente sustitución:
- P&G por Cadena de Ondas Populares Españolas.
- Patatón por Libertad Digital.
- Pringles por Cope.es
- Cosmeticón por Libertad Digital televisión.
- Olay por Popular Televisión.
- Gillette por Cadena Cope.
- Wilkinson por EsRadio.

¿Quién ha cometido el pecado? Cope lo cometió pero de ingenuidad, que no la exime. La deshonestidad del máximo responsable de su programa estrella y el no haberlo cortado a la primera de cambio le va a costar el empleo a su gente. Pero no nos olvidemos que el pecado mayor lo fue cometiendo durante muchos años otra persona.

bsanchez dijo...

D45 y Eetión,

Por favor id a los datos antes de hablar de la EGM.

3a ola 2007: share Cope 18,2%
3a ola 2008: share Cope 16,1%
3a ola 2009: share Cope 14,2%

La 3a ola del 2009 se realiza entre Febrero y Noviembre y son los últimos resultados disponibles. Así que los últimos datos de la EGM solo recogerán una muy pequeña proporción del efecto FJL-CV. Y el problema es que nuestros dos grandes comunicadores (por mucho que nos gusten) parece que ya arrastraban un problema de audiencia los dos años anteriores.

Anónimo dijo...

Tengo mis dudas respecto a los motivos de la COPE para prescindir de los dos comunicadores.

Me inclino a pensar que fue satisfacer a la parte nacionalista del Episcopado, a la dirección del PP de Rajoy tras su brusco cambio de rumbo tras la derrota electoral, y quizás también cortejar al gobierno socialista con una actitud más sumisa y menos combativa, esperando moderar así su furia antirreligiosa.

Si cualquiera de estas razones fuera cierta (y no digamos si lo son las tres), los objetivos eran malos en si mismos, además de insensatos desde el punto de vista práctico, y con efectos deletéreos para la emisora.

Probablemente Rouco se cansó de aguantar presiones y dejo que los partidarios del despido comprobasen los efectos de su insensatez. Esta decisión fue un suicidio corporativo, y por extensión, pecado mortal.

Eetión dijo...

Anónimo primero:
Este asunto ya se ha planteado en algunos lugares en Internet. El problema que veo a tu razonamiento es que supones que el equipo directivo de la COPE y sus propietarios deberían de ser poco menos que unos pardillos para no darse cuenta de lo que comentas. Vamos, que se han dejado estafar en su propia cara. Me cuesta creer esto. Creo que es más razonable suponer un entendimiento entre ambas partes para obtener un mutuo beneficio. En el 2007, el Grupo COPE obtuvo un beneficio de 5,2 millones de euros de los cuales 4,5 (un 88%) fueron debidos a la emisora. Incluyendo ese año, el grupo llevaba obteniendo beneficios catorce años seguidos (Desde 1994. En 1992 llegaba a la emisora Antonio Herrero y durante el periodo 1993-1995 se redujo el número de trabajadores en unos 326). Con estos beneficios obtenidos por la cadena bien pudieron afrontarse otros proyectos como Popular TV y Cope.es

Un saludo y gracias por comentar.

Eetión dijo...

bsanchez:
Cuando menciono los resultados no me refiero al EGM. Me refiero al posible ERE. En relación a los datos que muy acertadamente comentas, podemos ver como la caída de la COPE de 2007 a 2009 fue de cerca de un 22%. Sin embargo, sólo Onda Cero creció (cerca de un 15%), cayendo también la Ser cerca de un 2%. De todas formas, creo que es más importante y muchísimo más fiable observar los resultados del grupo:

2007
Facturación: 105,45 millones (un incremento del 8,6%)
Beneficios: 5,2 millones

2008:
Facturación: Casi 100,00 millones (un decrecimiento del 6,6%)
Beneficios: 326.032 euros (un decrecimiento del 93,73%)

Es decir, que mientras la facturación decrece un 6,6%, el share lo hace un 11,54%. ¿Cómo explicas esto? Lo que es más interesante es la caída brutal del beneficio que no creo que pueda achacarse a la mencionada pérdida de facturación. Por otra parte, la caída de facturación, ¿significa que FJS y CV han perdido parte de su carisma o puede deberse a la crisis? Difícil saberlo, pero ten en cuenta que frente a la caída de 6,6% del grupo COPE, la del sector fue de entorno al 5,3% (el grupo de radio de PRISA cayó un 4,2%)

Un saludo y gracias por comentar y aportar los datos.

Anónimo dijo...

Lamento disentir con el argumentario. No me considero polemico y no me gusta tocar este tema puesto que se que estoy en territorio comanche. Siguiendo con las comparaciones si yo robo en casa de un vecino y este no me detiene pese a que lo sabe ¿deja por ello de ser pecado? El empleo de medios ajenos en perjuicio de quien te paga el salario y en beneficio propio ¿deja de ser pecado porque el propietario no actua? Particulamente lo considero un caso claro de falta de etica.

No defiendo a Cope porque pienso que en el momento en que se montó Libertad Digital tuvo que rescindir en el acto el contrato y no esperar a que el mal estuviese hecho. Siempre he pensado que a los empleados deshonestos hay que despedirlos en el acto por muy magnificos que sea en su trabajo. Al final la relacion se transforma en un chantaje, en la que el chantajista cada vez quiere mas. Si no se corta el chantaje, la a larga el mal es muy superior, como se ha desmostrado. Pero el pecado primario sigo pensando que está en quién comete el acto.

Eetión dijo...

Anónimo 2:
“(…) también cortejar al gobierno socialista con una actitud más sumisa y menos combativa”

Puede que se haya intentado ser algo más diplomáticos, pero no por sumisión ni por dejar de combatir por lo que creen correcto. Más bien seria un cambio de estrategia. El problema sería haber errado en esa estrategia. Ya se verá según se vayan desarrollando los acontecimientos.

Anónimo 1:
No se preocupe por disentir ni por ser polémico. Le aseguro que no le clavaré ninguna flecha en la espalda :-)
Vuelvo a decirle que creo que todo se ha basado en un acuerdo voluntario entre ambas partes para obtener un beneficio mutuo.

Anónimo dijo...

Le agradezco sumamente la oportunidad de expresarme y el respeto mostrado. No obstante, y pasando al tema de discusion, creo que aquí existen dos cuestiones distintas. La primera es el propio concepto de pecado. Un acuerdo voluntario, puede ser pecado. Una persona puede acordar con otra su muerte, porque quiera suicidarse. Por muy voluntario que haya sido y muy detenidamente que se haya tomado seria claramente un pecado. Si acuerdo intercambiar recortes de periodico sin valor por billetes de banco, el acuerdo sera voluntario, pero no dejara de ser una estafa, y un pecado, si se atiende al catecismo.

La segunda idea es si se trataba de un acuerdo voluntario, cosa que sigo sin tener nada claro. Conociendo a las dos estrellas y su alto intelecto, dicho esto sin ninguna ironia, me cuesta trabajo creer que de haberse llegado a algun tipo de acuerdo en este sentido no hubiese estado escrito. Y menos aun que no lo hayan publicado cuando estas acusaciones no son algo aislado y tienen una cierta gravedad.

Carlos Díez dijo...

Saludos, Eetión.

Espléndida entrada desde un punto de vista particular y argumentativamente sólido y bien trenzado.

En mi opinión, la Iglesia y con ella la COPE, han sido castigadas por el mercado al prescindir de valoraciones empresariales en la decisión de ofrecer a FJL y CV una opción de renovación a todas luces inaceptable para ellos.

Ahora bien, la Iglesia puede prescindir de finalidades empresariales porque en principio busca otra cosa, pero ¿realmente podrá lograr mejor esa "otra cosa" sin estos comunicadores?

Los datos parecen indicar que no. El descenso de audiencia de la COPE en el trienio 2007-2009, creo yo que se debe a la aparición de LDTV. Muchos liberales no católicos eran seguidores de los contenidos de COPE a los que se agarraban como el náufrago a la tabla flotante. Al aparecer otro medio alternativo donde el ideario liberal era más explícito, sustituyeron los contenidos COPE por los de LDTV. Esto refuerza la visión de la "traición" de FJL y CV, porque de la anterior siimbiosis Libertad Digital - COPE se pasaba a una situación de desnivel donde la COPE era un banco donde LDTV pescaba su audiencia.

El factor político también ha sido clave, pero no tanto para favorecer o aumentar la sintonía con el PSOE (que ya hemos visto que no da tregua en su anticlericalismo guerracivilista) sino para satisfacer al sector predominante en el PP, supongo que creyendo que al gobernar los populares, se corregirán muchos desaguisados socialistas (es toda una muestra de fe por parte de la Conferencia Episcopal).

Creo que FJL y CV no han sido realmente desleales pero sí prudentes y previsores. Sabían su situación y elaboraron un "Plan B" que han tenido que poner en marcha, con evidente éxito. No obstante, el verdadero ganador de todo este embrollo es el PSOE al haber logrado dividir (y con ello, vencer un poco más) a la corriente ideológica aglutinada en torno a COPE y los dos comunicadores citados.

Saludos.

Anónimo dijo...

Se debería también tener en cuenta que Jiménez Losantos cobra 875000 euros al año por sembrar el odio en estos momentos de crisis. Eso además de no ser muy cristiano es bastante indecente para la gente que está perdiendo su trabajo o difícilmente llega a fin de mes.

Eetión dijo...

Anónimo 1:
Gracias a usted por participar. El acuerdo podría haber sido que Federico y César hicieran crecer la audiencia y consiguieran beneficios para la cadena y por ello, los dos cobraran sus salarios y obtuvieran la autorización a realizar acciones en Libertad Digital. No acabo de ver donde le encuentra la reprobación moral a esto.

Carlos:
“(…)¿realmente podrá lograr mejor esa "otra cosa" sin estos comunicadores?”
En esa pregunta está una de las claves del asunto.

“(…) supongo que creyendo que al gobernar los populares, se corregirán muchos desaguisados socialistas”
Esto tiene una gran lógica, aunque se acuse a la COPE de meterse en política. De todas formas en relación a esto es interesante destacar lo dicho por el cardenal Lluís Martínez Sistach: “La Cope no ha de interferir en los debates internos de los partidos políticos y menos aún adoptar posiciones de beligerancia respecto a estos.”

Por último, creo que todo el mundo tiene derecho a un “Plan B” siempre que no haya deshonestidad. Entre otras cosas es una premisa de la acción humana que siempre implica el intento deliberado de una situación menos satisfactoria a otra más satisfactoria.

Un saludo.

Anónimo 3 (si dejaran su nombre al final de su comentario sería más sencillo):
¿Y qué tiene de malo ganar esa cantidad o incluso más? Le recomiendo que lea mi entrada ¿Cuánto vale Cristiano Ronaldo?

snake dijo...

Me ha soprendido este artículo tan currado (si me permite la expresión) sobre este tema.

La verdad es que el asunto carece de interés para mi, ya que no escucho la radio. Pero, al margen de la moral, no hay duda de que dejarlos marchar ha sido un gran error desde el punto de vista económico.

Un saludo.

Eetión dijo...

Snake:
Ya me ha dicho alguién que me he "enrollado" demasiado, pero la verdad, no veía otra forma mejor de enfocar un asunto para mí tan delicado.

Un saludo.

Teresa dijo...

Perdón por mi Animo3, me llamo Teresa.
A propósito de tu entrada ¿Cuánto vale Cristiano Ronaldo?, ya me parece mal, y de opiniones se trata, que el real Madrid, el Manchester o el Barcelona, se conduzcan como empresas ¿lo importante es hacer dinero o jugar al futbol? Pero que la iglesia lo haga, me parece aun peor. Si queremos salvar el mundo (¿de verdad queremos?) debemos dar ejemplo.
La economía no tiene moral, es sólo cuestión de intereses; y debemos recordar que la religión es sólo cuestión moral, no de intereses. Cobrar 1 millón de Euros es simplemente obsceno ya seas un locutor, un futbolista o un banquero. Justificarse diciendo que hay alguien dispuesto a pagarlos y que de todas formas ese 1 millón nunca se repartirá entre los pobres, es simplemente indecente.
Concluyendo, que desde una radio Cristiana se vertiera tanta cizaña y se ganaran tantos millones era una vergüenza. Así estamos más ligeros y somos más creíbles, ocupémonos del espíritu y dejemos el circo a las fieras.
Tardo tiempo en responderte porque no tengo fácil acceso a internet.
Un saludo

Eetión dijo...

Gracias por poner un nombre, Teresa.

“(…) ya me parece mal, y de opiniones se trata, que el real Madrid, el Manchester o el Barcelona, se conduzcan como empresas ¿lo importante es hacer dinero o jugar al futbol?”

Me imagino que trabajas, o que has trabajado o lo tendrás que hacer en un futuro. Y yo te pregunto, ¿qué es lo importante, realizarte en tu trabajo o ganar dinero? Evidentemente, trabajas para ganar dinero aunque lo ideal conseguir un trabajo donde puedas realizarte, ¿o te parecería bien que tu jefe te dijera al final de mes que como te has realizado con tu trabajo con eso te vale?

“Pero que la iglesia lo haga, me parece aun peor”

¿Es que la Iglesia no puede ganar dinero? Y, ¿cómo se pueden hacer la multitud de cosas buenas que hace la Iglesia si no dispone de dinero?, ¿por qué crees que nos piden marcar la cruz en la declaración de la renta?

“La economía no tiene moral (…")

Las leyes económicas son las que no tienen moral. Son leyes y punto. Está en nuestras manos usar esas leyes con un criterio moral. Puedes ver que relación tiene Economía y Magisterio de la Iglesia en la entrada “Liberalismo y Magisterio de la Iglesia. Planteamiento del problema” en especial el último párrafo.

“Cobrar 1 millón de Euros es simplemente obsceno (…)”

¿Y quién decide lo que debe cobrar cada uno y qué criterios se utilizarán para ello? De todas formas, Teresa, parece que odiaras el dinero, pero el dinero es necesario. Dios no condena la riqueza, lo que condena es nuestro apego a las mismas, y ponerlas por encima de todas las cosas.

Un saludo.