domingo, 19 de diciembre de 2010

Lecciones de un progresista: Ayudemos a las mujeres pobres a abortar a sus hijos

Está visto que la progresía proabortista utiliza todas las ocasiones para promocionar su cultura de la muerte. El progresista y defensor del aborto, sobre todo para las mujeres pobres, Ignacio Escolar, nos cuenta en su blog la historia de una pobre mujer inmigrante que, siendo prostituta en un club de alterne, quedó embarazada y se provocó el aborto mediante un medicamento que le ocasionó graves secuelas por las que tuvo que ser hospitalizada. La mujer, al confesar en el hospital lo que había hecho, fue denunciada y más tarde condenada a una multa de 540 euros por el delito cometido.

Y como conclusión no se le ocurre otra cosa a Ignacio Escolar que afirmar "que cuando algunos plantean prohibir el aborto en España, de lo que hablan realmente es de que sólo las mujeres con dinero para viajar a Londres puedan abortar; de que haya más víctimas, como esta mujer, que no sólo se jueguen la cárcel sino también su vida".

¡No, Ignacio! Nadie que condena el aborto lo hace con ánimos de ver sufrir a ninguna mujer, ya sea pobre o rica. Quienes condenamos el aborto lo hacemos con la convicción de que realmente la verdadera víctima es ese niño al que se le niega la vida y que también esa mujer quedará marcada para siempre por su terrible decisión. ¿Te has parado a pensar, Ignacio, que precisamente ese niño fue abortado por ser también pobre al serlo su madre? Quizás si hubiera sido menos pobre o su madre hubiera recibido ayuda, ahora mismo estaría vivo. Pero claro, era pobre y a ti, Ignacio, no se te ocurre otra forma de ayudar a los pobres que recomendar el aborto para su eliminación. Del aborto de los niños de mujeres ricas tú no te preocupas. Dejemos que cada clase social se ocupe de sus abortos. No se te podrá negar, Ignacio, coherencia ideológica.


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Lecciones de un pseudoliberal: ayudemos a los pobres a producir trabajadores baratos y carnaza para los ejércitos.

Eetión dijo...

¿No será mejor esterilizar a los pobres, Anónimo? Así nos gastamos menos en abortos. (Espero que se entienda la ironía)

Hipostasis dijo...

Muy buena entrada Eetion. Ahora prepárate para recibir cera del "bando amigo de los niños".

Anónimo dijo...

Ignacio Escolar. Otro indocumentado que ha visto legiones de beatas ir a abortar a Londres por la Puerta de atrás.

Antes me creo lo de los cocodrilos en las alcantarillas.

Eze dijo...

Hola Eetión,

Creo que tienes un punto de verdad.

Ya sabes que opino que el feto no es hasta alrededor de la semana 25 de la misma clase sustancial a la que pertenecemos nosotros y que, aun después, su conexión psicológica con su yo futuro es extraordinariamente débil. Por ello creo que las razones morales para no abortar en un embarazo no deseado son tan débiles que pueden ser fácilmente superadas por otras consideraciones morales en sentido contrario.

Así, prima facie, no me parece que esta mujer haya cometido un acto moralmente prohibido al abortar.

Ahora bien, que un acto esté moralmente permitido no quiere decir que no sea lamentable. Es decir, que no fuera deseable otro estado de cosas. Por ejemplo, que nunca hubiera tenido que tomar esa decisión, o que hubiera tenido menos razones para abortar.

Es aquí donde creo que entran tus consideraciones y donde Escolar es criticable. Hay que eliminar ciertas razones para abortar: aquellas que surgen de la pobreza. Es preciso implementar fuertes políticas de ayuda a la maternidad.

Un abrazo,
Eze

Anónimo dijo...

Parece esto escrito por un socialista de los que reparten panfletos de Solidaridad.

El rincón de Lajo Demos dijo...

¡No matarás!

Anónimo dijo...

"Ya sabes que opino que el feto no es hasta alrededor de la semana 25 de la misma clase sustancial a la que pertenecemos nosotros y que, aun después, su conexión psicológica con su yo futuro es extraordinariamente débil. Por ello creo que las razones morales para no abortar en un embarazo no deseado son tan débiles que pueden ser fácilmente superadas por otras consideraciones morales en sentido contrario."

Ya sabes que opino que EZE no es hasta alrededor del año 65 de la misma clase sustancial a la que pertenecemos nosotros y que, aun después, su conexión psicológica con su yo futuro es extraordinariamente débil. Por ello creo que las razones morales para no no pegarle un tiro frente a su presencia no deseada son tan débiles que pueden ser fácilmente superadas por otras consideraciones morales en sentido contrario.
Espero que se entienda mi ironía.

Eze dijo...

Hola Anónimo,

Este no es lugar para discutir contigo. Ya expuse a Eetión mis razones en anteriores ocasiones, con lo que queda cumplido mi deber de dar argumentos a favor de las tesis que introduzco en el debate.

Si crees que tienes ese deber, te animo a que expongas a nuestro anfitrión las razones por las que sustentas esa opinión sobre mí.

No intervendré más para hablar sobre este tema, pues este no es mi blog.

Un abrazo,
Eze