sábado, 28 de diciembre de 2013

Jorge Valín y su postura «liberal» ante al aborto

Jorge Valín nos explica en su blog su postura ante el aborto. Le he dejado una respuesta en éste y me gustaría compartir dicha respuesta en mi blog.

«Y evidentemente, un feto no es una persona […]» (Jorge Valín)

En esta premisa está el núcleo que ha de definir la postura ante el aborto. Esta afirmación es cuanto menos arriesgada. Biológicamente, el feto, incluso el cigoto recién formado, es un ser humano. Sus genes así los indican. Eso no está definido por ninguna postura ideológica, es pura ciencia. En cuanto al concepto de persona, no sé como lo utilizas. Los católicos llevamos debatiendo este concepto filosófico desde hace siglos. Para ello debemos avanzar por los principios de la metafísica y definir primero el concepto de «ente». El ente se puede definir como aquello que es y está definido por dos conceptos fundamentales: el principio participante o esencia (que actúa como potencia) y el principio participado o acto de ser (que actúa como acto). Ese principio participante es lo que llamamos dignidad. En el caso de un ser humano, dignidad humana, en el caso de un animal, dignidad animal. Esos principios son intrínsecos al ser, definen lo que es, y el ser lo posee, está en acto, desde el mismo principio de su existencia. Por eso, un feto no está en potencia de convertirse en persona, es persona desde el principio de su existencia. Afirmar lo contrario sería como afirmar que algo puede convertirse en otro esencialmente distinto (es decir, una transmutación ontológica). Estudios biológicos afirman cada vez de forma más clara que el cigoto, el embrión humano no es tan solo un amasijo de células, donde cada una de las cuales es un ser (individuo) antológicamente distinto, sino que el embrión completo es un ser único, un individuo y por lo tanto participado de la esencia de persona, es decir es persona y posee la misma dignidad que cualquier otro persona ya nacida. Estas afirmaciones pueden ser deducidas filosóficamente a partir de la aportación científica de la biología. Ciencia y filosofía, nada más. Nadie ha hablado de posturas religiosas ni ideológicas.

Y si el cigoto desde su concepción es un ser humano, igual en esencia (dignidad) a ti o a mí, entonces está dotado de los mismos derechos que poseemos tú o yo. Desde un punto de vista liberal, no puede ser agredido (ni siquiera por la madre provocando su desaparición) ni mucho menos poseído[1] pues sería una posesión no consentida, en contra de su voluntad, un robo. Es decir que en el acto del aborto se viola tanto el principio de no agresión como el principio de propiedad privada.


[1] Como católico no considero que una persona pueda ser poseída por otro, incluso si la primera ha dado su consentimiento. Hago esta cesión para adaptarme a tu posicionamiento y demostrar que el aborto es contrario a tu planteamiento liberal.

7 comentarios:

rojobilbao dijo...

Se tiende a partir del inicio hacia el final del embarazo para mostrar la frontera entre el humano con derechos y el anterior sin ellos.

Es al contrario como debe trabajarse el tema. Partiendo del final mostrar cuando los derechos inviolables se pierden, en qué momento/segundo

Anónimo dijo...

Siempre es el mismo argumento: hay seres humanos que son personas, y seres humanos que no lo son. Estos últimos no tienen ni el más elemental de los derechos, condición de posibilidad de todos los demás: el derecho a la vida.

En realidad todos los seres humanos son personas, da igual en qué etapa de su desarrollo se encuentren, o de qué sean capaces. Cualquier condición que se imponga es arbitraria, y habitualmente se establece desde una postura de presunta superioridad: la raza superior, ser un tipo más listo que los demás, tener más derechos que el otro, ...

Pero siempre es la misma historia: al que se quiere eliminar se le despoja de su condición de persona.

Anónimo dijo...

"Y si el cigoto desde su concepción es un ser humano, igual en esencia (dignidad) a ti o a mí, entonces está dotado de los mismos derechos que poseemos tú o yo. "


A un ser humano como ese se le llama persona. Un embrión entiendo que no es persona por muy ser humano que sea.

La frontera es inevitablemente difusa, pero el desarrollo del sistema nervioso central da una idea de dónde se puede poner el margen para el aborto por plazos de algo que no es persona, unas doce semanas.

Anónimo dijo...

Ni siquiera se debería debatir el tema de sí se es o no persona para tener derecho a la vida, bastaría con ser miembro de la especie humana, para tener dignidad y ser protegido.

Anónimo dijo...


El "argumento" de los que defienden una ley de plazos es en realidad una falacia: se parte de la "idea" de un ser humano completamente desarrollado y se la despoja de sus partes anatómicas que posibilitan sus capacidades más específicamente humanas: el sistema nervioso, el cerebro, el córtex, ... Eso, evidentemente, ya no es un ser humano, es un cadáver.

El caso del embrión es diferente: se trata de un ser humano real en su etapa inicial de desarrollo, que, si todo va bien, tendrá su sistema nervioso, su cerebro, ... y el resto de su biografía. Todos, un día, fuimos embriones.

Julio Lizárraga dijo...

" Esta afirmación es cuanto menos arriesgada. Biológicamente, el feto, incluso el cigoto recién formado, es un ser humano. Sus genes así los indican. Eso no está definido por ninguna postura ideológica, es pura ciencia." una afirmacion asi necesita fuentes.

"En cuanto al concepto de persona, no sé como lo utilizas. Los católicos llevamos debatiendo este concepto filosófico desde hace siglos. Para ello debemos avanzar por los principios de la metafísica y definir primero el concepto de «ente»." no relacionas los conceptos ente y persona, tendrias q definir persona a traves del concepto ente, asi como esta no es un razonamiento logico

"...el principio participante o esencia (que actúa como potencia)..." "Por eso, un feto no está en potencia de convertirse en persona, es persona desde el principio de su existencia" estas usando 2 acepciones distintas de potencia por lo que es imposible que llegues a una conclusion favorable al articulo citado

"... sino que el embrión completo es un ser único, un individuo y por lo tanto participado de la esencia de persona" es bastante interesante la afirmacion de la parte final , me gusta como posicion sin tomar partido a favor o en contra; sinembargo puede q esa misma afirmacion pueda ser tomada en detrimento de tu posicion tomando en cuenta tu planteamiento, ya que la esencia y el acto de ser son 2 conceptos separados y solo defiendes uno y dejas de lado el otro, y por algo no son uno solo.

"...es decir es persona y posee la misma dignidad que cualquier otro persona ya nacida" al estar conectada esta oracion con la anterior, deben ser analizadas juntas, lo haré, estas diciendo que al existir un elemento del ente el segundo debe acompañarlo de manera irrestricta, como si fuesen indivisibles cuando son conceptos diferentes

"Estas afirmaciones pueden ser deducidas filosóficamente a partir de la aportación científica de la biología. Ciencia y filosofía, nada más." la ciencia por principio y la filosofia por naturaleza admiten discucion, por lo que no hay discusiones que se cierren en ninguna de las 2

"...no puede ser agredido..." no lo entiendo

El resto se que es la conclusion de lo q expusiste asi q no puedo criticarlo mas alla de una valoracion.
Creo q la dialectica es la mejor forma de mejorar la discusion y el analisis de u articulo es para eso, se que ambos podemos mjorar con lo que hice




Eze dijo...

Estimado Eetión,

Creo que su metafísica y su ética están erradas. Mi respuesta se la dejo en este link al artículo que escribí:

http://elpais.com/elpais/2013/07/25/opinion/1374768574_819577.html

No creo que le convenza, ya que tenemos posturas de fondo muy dispares (yo no creo que ser humano sea moralmente importante y no creo que ser una persona sea tan importante como se sostiene la moral tradicional).

Abrazos,
Eze